SEMILLAS DE CAÑAMÓN

El cañamón es uno de los cebos cuyo uso se ha ido extendiendo en los últimos años. Desde la aparición en nuestros embalses de especies como el alburno, los pescadores hemos ido tratando de encontrar cebos que los desplazarán de nuestros pesquiles. Y en parte se consigue gracias a los cebados con este tipo de grano.

Contiene una gran cantidad de fibra, aceites grasos y aminoácidos, que atraen sin espera a especies como la carpa, el barbo o el rútilo. Existen al menos 3 tamaños de este grano, el que se utiliza para la comida de los pájaros es el que más nos interesa.

Es importante que nuestro cañamón sea lo más fresco posible a la hora de comprarlo, esto se distinguen porque suele estar envuelto por una lámina de color verde. El proceso es el mismo que para los demás granos, 2 días antes echarlo en agua y renovar esta cada día, quitando con un colador los granos que estén flotando y las demás impurezas que contengan.

El tiempo de cocción es de aproximadamente 45 minutos en una olla normal a fuego rápido y de media hora a fuego normal en una olla exprés.  Un buen truco para que el cañamón brille aún más, es añadir en la olla de cocción una cucharada de bicarbonato, y también añadir una pisca de sal para potenciar mucho más el sabor.

Una vez terminada la cocción, retiramos nuestra olla y mantenemos el grano en el agua hasta pasadas varias horas después. Con ello conseguimos que el proceso de germinación del grano termine del todo. A veces sucede que dependiendo del estado del grano que compramos, este no termina de abrir y por lo tanto debemos ponerlo otro rato más en el fuego.

Es importante que no tiremos el agua que nos queda de la cocción del grano, es un líquido que podemos usar en la elaboración del engodo, creerme si os digo que da unos resultados magníficos.

 

maneras de conservarlo

Ya tenemos el cañamón cocido y nos disponemos a guardar para conservarlo durante todo el año. Una de las mejores opciones es en bolsas de 1kg. Es una medida que se almacena bien en los congeladores de casa. Personalmente me gusta mucho usar el cañamón el día después de la cocción, toda la sustancia liquida grasienta que contiene se disuelve en el agua al lanzarlo con el tirador, y eso se convierte en un mega atrayente de las especies. Esto no se consigue cuando el cañamón es congelado, la cantidad de agua que se le inyecta en este proceso, disuelve mucho estas sustancias.

Para su uso en el lanzado, se aconseja disponer de un tirador con unas gomas fuertes, ya que este grano de tan poco peso, es bastante difícil colocarlo a distancias por encima de los 10 mt.