CASTER: PREPARACIÓN Y CONSEJOS PRÁCTICOS

Caster es el nombre que recibe la crisálida del gusano, es la etapa que va desde que es gusano hasta que se convierte en mosca. Son considerados cebos vivos, aunque pueda parecer lo contrario, y es que en su interior existe un pequeño animalito que se está transformando. Es un cebo que va muy bien para especies como la carpa, carpín o barbo.

Los caster su pueden adquirir en algunas tiendas, pero no es lo habitual, su uso no está muy extendido, por lo que a los proveedores no les resulta rentable. El proceso de elaboración de los caster es largo y tiene un poco de entretenimiento. No todos los asticot sirven para elaborarlos, necesitas tener gusano del gordo o francés, con él se obtienen unas crisálidas gordas y atractivas. Debe ser un gusano lo más fresco posible.

COMO ELABORARLOS

El proceso que a continuación de detallamos para su elaboración, es de una semana, empezando el primer día de la semana, para llegar al domingo con la intención de utilizarlo.

Lunes: Cribar bien los asticot, retirando todas las impurezas y serrín que contengan. Preparar polvo de serrín, que este bien tamizado. A continuación, colocar en un recipiente amplio y alto los gusanos, verter polvo de serrín hasta tapar los gusanos. Echar aproximadamente un vaso de agua normal, dejar que los gusanos repartan la humedad ellos mismos sin tocarlos ni removerlos. Debes colocarlos en un sitio a oscuras, con una temperatura de unos 20 grados.

Martes. Rocía con un vaporizador todo el serrín, para intentar mantener la humedad y que el proceso no se interrumpa. Si es verano, el proceso tienes que repetirlo 2 o 3 veces más.

Miércoles: Vaporizar a primera hora del día, y a las 8 de la tarde empezaras ya a recolectar tus primeros caster. Cribar todo el gusano para retirar el serrín, colocarlos sobre una criba que deje pasar los gusanos vivos, retirar los que han perecido, y ahora guardar todas los nuevos caster, que pueden tener coloras variadas, desde un blanquesino, hasta un marrón oscuro. La mejor manera de conservarlos es, meterlos en una bolsa hermética, sacarles todo el aire que tiene, para ralentizar el proceso y evitar que respiren todo lo posible, alargando así para poder llegar al día de pesca lo más gordos posibles. Colocarlos en la parte baja del frigorífico para que estén lo más frescos posibles, y al menos dos veces al día abriremos la bolsa para que puedan respirar algo y no morir.

El resto del gusano vivo, volver a echarlo en el serrín y seguir manteniendo la humedad.

Jueves: Repetir el proceso anterior

Viernes: Ya tienen que estar todos convertidos en caster, los que no lo estén, deben desecharse. A continuación, juntar los caster de los 2 primeros días en un cubo, y en otro los de los 2 días siguientes. Verter agua sobre ellos hasta cubrirlos, retirar todos los que floten ya que estos no nos servirán. Una vez separados, retiramos el agua y los volvemos a meter en sus respectivas bolsas, metiéndoles de nuevo en el frigorífico. Ya tenemos nuestros caster.

.

TRANSPORTE Y UTILIZACIÓN

Para transportar nuestros caster, debemos hacerlo en gusaneras tapados y sín luz. Para utilizarlos verter agua sobre ellos y utilizar ya según nos interese. Los que floten los podemos utilizar para pescar arriba, y los que no, para utilizarlo en el fondo o a medias aguas.

Para clavarlos con el anzuelo, debes utilizar siempre uno que tenga el alambre fino, para no ventarlo. Se puede utilizar solo, o acompañada de asticot, con mezcla de colores, etc… Ya es tu imaginación y el aprendizaje que tengas, el que te de la combinación perfecta.

Como vez, no es un proceso rápido, pero una vez que lo hayas hecho un par de veces, ya lo memorizaras, y con la experiencia iras mejorándolo y obteniendo así, mejores resultados en tus jornadas de pesca.

OFERTA
8,00  Iva Incluido
6,25 6,80  Iva Incluido
OFERTA
5,00  Iva Incluido
OFERTA
OFERTA
5,00  Iva Incluido
OFERTA
14,40  Iva Incluido
1,00 1,80  Iva Incluido
OFERTA
OFERTA
0,80  Iva Incluido
4,00  Iva Incluido