ESPECIES EXÓTICAS INVASORAS

Las especies exóticas, son aquellas que están fuera de su hábitat original y se convierten en invasoras cuando son capaces de reproducirse y extender sus poblaciones. Se convierten en una verdadera amenaza para las demás especies autóctonas, además del daño que algunas de ellas provocan en las infraestructuras hidráulicas.

De las especies que mayor daño provocan, se encuentra el mejillón cebra, que en la actualidad se encuentra extendido por las cuencas hidrográficas del Ebro, Júcar, Segura y Guadalquivir.

Además de esta especie, aparecen otras como la almeja asiática, el falso mejillón cebra, el cangrejo rojo americano y el hidrozoo.

El impacto ecológico que provocan estas especies, es muy importante. Alteran el hábitat, afectando enormemente a las especies autóctonas y al medio inerte, además de las enfermedades que pueden transmitir a otras especies o incluso al hombre.

Para evitar la propagación de estas especies, es importante tomar medidas de control para evitar la propagación, ya que una vez que se produzca la invasión, resultara muy difícil erradicarlas.

ALMEJA ASIÁTICA

Originaria de Asia. Fue introducida a través de las aguas de lastre y también voluntariamente por el uso que se hace en la cocina asiática o como cebo vivo para alimentar a otras especies.

La almeja asiática mide entre 2 y 5 cm, de forma oval y con estrías. Se alimenta por filtración del agua.

Se trata de una especie hermafrodita, que se auto fecunda y da lugar a decenas de miles de larvas. El periodo de reproducción es a principios del verano y maduran a los cuatro meses.

Presentan una tasa de crecimiento muy alta, y lo hacen formando colonias que se adhieren a las rocas, aunque su mayor número se ha visto sobre sustratos blandos.

Pueden aparecer en aguas de todo tipo, aunque prefieren las más oxigenadas. Pueden llegar a tolerar aguas salobres, pero en general presentan poca tolerancia en condiciones difíciles y de alta temperatura.

La almeja asiática afecta a las infraestructuras hidráulicas, de manera que se adhiere a las paredes de tuberías, llegando incluso a obstaculizarlas. Además, por su escasa movilidad, al acabar su ciclo vital, los restos de conchas permanecen y no desaparecen, pudiendo provocar interferencias. A todo ello hay que añadir que esta acumulación de grandes cantidades de valvas muertas, pueden provocar la aparición del asentamiento de otras especies.

Son fundamentales las tareas de prevención y detección temprana así como llevar a cabo su control evitando su expansión.

Los métodos de control para eliminar la almeja asiáticason variados, pero la mayoría de ellos solo se pueden emplear en circuitos cerrados. En la actualidad se están empleando diversos métodos como la eliminación manual o mecánica, el choque térmico y eléctrico y la cloración.

Los puntos más susceptibles de invasión de esta almeja son: las cuencas de los ríos Ebro, Guadiana, Duero, Miño y Guadalquivir. Se pueden encontrar en cauces de río naturales, cañales de riego, tuberías, enrejados o en cualquier embalse donde se cumplan las anteriores condiciones.

MEJILLÓN CEBRA

Originario del centro de Europa. Fue introducido voluntariamente como cebo vivo o involuntaria adherido a cascos de embarcaciones o material náutico y también aves.

Molusco bivalvo de agua dulce que pertenece a la familia de los dreisénidos. La concha presenta líneas alternas pardas y blanquecinas que asemejan a una cebra, y de ahí su nombre. Presenta del orden de 2 o 3 cm de tamaño, más pequeño que el mejillón común que comemos en nuestras casas. Lo encontramos formando agredos. Es una especie dioica, esto es, unos individuos producen óvulos y los otros espermatozoides que liberan en el agua, donde se produce la fecundación. Un mejillón cebra puede producir hasta un millón de células en un año, aunque existe una mortandad del 99%. El periodo larvario dura unas 4 semanas, hasta que encuentran un sustrato donde adherirse. La temperatura ideal para la reproducción es de 12 grados. No es comestible debido a la gran cantidad de metales pesados que contiene.

Habita grandes masas de agua como embalses, lagos y ríos, depósitos artificiales de agua dulce. Aunque prefiere los sustratos duros, se han encontrado en lugares con sustratos blandos donde puede aprovechar todo a su alcance para adherirse. En la mayoría de las ocasiones sus poblaciones se establecen a unos 3mts de profundidad. La temperatura por debajo de -3 y +35 son letales para su supervivencia.

Ocasiona grandes daños a las infraestructuras, taponan tuberías de captación subterráneas y obstruyen filtros y enrejados. Por su poder de filtración del agua, provoca un aumento de la penetración de la luz, con lo que produce cambios en las comunidades acuáticas, favoreciendo la aparición de macrofitos. Afecta a otras especies de moluscos y crustáceos, a los que se adhiere ocupando su espacio.

Afecta también a las especies que los devoran, depositando sobre ellos larvas que luego terminando matándolos.

Su introducción afecta negativamente al medio ambiente, turismo e incluso, en ocasiones, provoca cortes en el suministro de agua para el consumo humano y de las industrias energéticas, además de interferencias en los equipos de bombeo y riego para la agricultura.

Para su control existen varios métodos:

mecánicos: limpieza con maquinaria o manual.

estructurales: diseño de infraestructuras con formas y materiales no propicios para su adhesión.

Físicos: filtración, desecación, campos electromagnéticos, radiación ultravioleta, stock térmico o pulsos acústicos.

Biológicos: toxinas bacterianas que afectan únicamente al mejillón.

Gestión hidráulica: gestión del nivel de embalses y crecidas controladas,

Cabe resaltar que su erradicación resulta casi imposible una ve z se ha establecido, no habiéndose logrado su erradicación en ningún país del mundo. Por este motivo resulta tan importante establecer medidas de prevención en las cuencas donde no ha llegado.

En la actualidad existe en muchos embales de la cuenca del Guadalquivir, Ebro y Tajo. A todos ellos ha llegado por medio de embarcaciones deportivas o de aves como el cormorán, que viaja de unos a otros sin control alguno. Aparece en lugares con aguas relativamente calmas

CANGREJO ROJO AMERICANO

 Originario del América del Norte, fue introducido en la península Ibérica en los años 70, con fines comerciales.

Es un crustáceo, cangrejo de rio, que puede llegar a alcanzar los 12 cm de tamaño. Se distingue por que el caparazón es de color rojizo.

La madurez sexual la alcanza a partir de los 6 cm, pudiéndose reproducir hasta 3 veces al año. Su desarrollo está muy condicionado a la temperatura, siendo la óptima entre 21 y 27 grados.

Vive en ríos, marisma, charcas y embalses.

Destruye los ecosistemas de irrigacíon de los arrozales, de forma que se disminuye la capacidad de controlar el nivel del agua y limitando la producción. Puede afectar al cauce hidrológico debido a sus costumbres de escarbador. Devora la vegetación acuática, conllevando una turbidez del agua debido al incremento de fitoplanctón.  Es vector sano de propagación de la afanomicosis, una enfermedad infecciosa causada por un hongo, letal para el cangrejo de río autóctono.

Se considera una plaga difícil de controlar debido al gran crecimiento poblacional que ha tenido. Su erradicación ya se considera prácticamente imposible. Los esfuerzos deben de ir encaminados a la divulgación sobre la problemática que representa esta especie, para evitar traslocaciones y fomentar actuaciones como la desinfección del material que haya estado en contacto con algún medio ya invalido. De manera puntual se puede utilizar la pesca manual o eléctrica para su erradicación.

FALSO MEJILLÓN CEBRA

Es originario de América del Norte y fue introducido accidentalmente por medio de aguas de lastre. Es un molusco de pequeño tamaño de unos 3 cm de longitud y pertenece a la familia de los dreisénidos. Se diferencia del mejillón cebra por poseer una apófisis en el interior de su concha. Es una especie diónica, esto es, unos individuos producen óvulos y otros espermatozoides y se unen en el agua, donde seproduce la fecundación y nace la larva, a las cuatro semanas se convertirá en adulto.

Habitat aguas salobres, preferentemente estuarios. Se adhiere a sustratos rígidos o rocosos. Se infiltra en infraestructuras rígidas como rejas, filtros o depósitos, al igual que hace el mejillón cebra. En algunos sitios como Australia, Japón o India, ha provocado un impacto tan grande como el provocado por el mejillón cebra.

Para controlar esta especie, el método más empleado es la cloración, en circuitos cerrados. El efecto de la cloración depende del tamaño del individuo y de la temperatura de aclimatación del mismo, ofreciendo esta especie una tolerancia mucho mayor que la que ofrece el mejillón cebra. También se pueden usar pinturas antiincrustantes sobre las tuberías, para evitar la fijación del mismo.

En la actualidad este molusco se encuentra ya por el río Guadalquivir.

HIDROZOO

Originario del Mar Negro y Caspio, y fue introducido accidentalmente a través de aguas de lastre.

Es un organismo que forma colonias. De las tres fases que normalmente posee este tipo de hidrozoo: larva, pólipo y medusa, este no presenta la última etapa, encontrándose solo en fase larvaria y de pólipo, siendo esta última donde se produce el anclaje a diferentes superficies, como la vegetación acuática o conchas de crustáceos o moluscos. Las colonias de estos individuos van formando un cuerpo duro que tapiza la estructura a la que se ancla.

Habita aguas salobres de los tramos inferiores de los ríos, zonas estuáricas y lagunas. Suelen aparecer asociado a la almeja asiática, también invasora. En zonas de los Estados Unidos ha sido encontrada asociada al mejillón cebra. En el caso del río Guadalquivir el hidrozoo se ha encontrado asociado a la almeja asiática. No es capaz de vivir en condiciones de temperaturas y salinidad muy altas.

Provoca problemas de obstrucción de tuberías e infraestructuras hidráulicas y de refrigeración en Europa, Estados Unidos y Asia, con los costes económicos que ello supone. Aquí en el río Guadalquivir ha aparecido en la dársena de Sevilla, y resulta necesario llevar a cabo actuaciones encaminadas a su eliminación para evitar la obturación de los conductos de captación de agua.

En el ecosistema provoca interacciones con las comunidades bénticas y pelágicas, problemas de competencia y predación con otros organismos y modificación del hábitat.

En circuitos cerrados, los métodos más empleados para controlar esta especie son el choque térmico, la cloración y la aplicación de hidróxido de sodio.

En España han aparecido en Galicia, Valencia y en la dársena del rio Guadalquivir.